Oficina móvil, virtual y siempre conectada

a crisis del coronavirus ha puesto a prueba muchas cosas; entre ellas, a la tecnología y al teletrabajo, asignaturas pendientes para muchas compañías españolas, sobre todo las pymes. La transformación del puesto de trabajo o workplace es una revolución sin marcha atrás. “Hoy, el concepto de puesto ligado a un sitio físico y a un tiempo deja de tener sentido. Cada vez más, los empleados trabajan de forma más flexible y dinámica; lo vivimos en estos momentos, trabajando desde nuestras casas”, reflexiona Helena Herrero, presidenta y consejera delegada de HP para España y Portugal.

Este nuevo modelo reclama rediseñar las oficinas como espacios abiertos que fomenten la colaboración, que permitan la movilidad total de los empleados en función de las necesidades del negocio, donde la seguridad esté garantizada y los dispositivos satisfagan los exigentes requisitos de este nuevo perfil de usuario.

“Flexibilidad, movilidad, seguridad, colaboración y trabajo en equipo son imprescindibles en este nuevo paradigma”, apunta la responsable de HP. “Y también hacerlo de una forma sostenible, proporcionando una experiencia de uso en línea similar a la que se tiene como consumidor cuando se accede o se consume contenido en cualquier dispositivo, en cualquier momento y en cualquier lugar”.

Este cambio cultural está relacionado con procesos internos, estructuras departamentales, incentivos, capacidades y comportamiento, ámbitos en los que la tecnología es un medio clave para ayudar a las empresas a avanzar, partiendo de transformaciones a pequeña escala que luego se puedan dimensionar a la organización en su totalidad.

Ir arriba